Estación de amor. (Si el amor te asusta, no lo leas).

Es difícil entender que hay diferentes tipos de amor, cuando la vida no nos ha dado tantas opciones.

Se me ha dicho varias veces, que con seguridad cuando tenga hijos no querré a mis alumnos así, como los quiero. Bueno… cierto es que no sé lo que se siente tener un hijo en la panza, o en mi casa, y para siempre. Así que esa parte, la de ese tipo de amor, la descubriré entonces, cuando eso llegue.

Lo que sí sé es que este tipo de amor, este que me hace el corazón chiquitito, que me hace enojar, y llorar de felicidad a la vez; ese no se irá nunca. Lo sé por que lo siento, y por que soy digna hija de mi madre. Lo sé por que me conozco y sé que en la casa que es mi corazón, hay espacios infinitos para quien quiera quedarse… y para algunos que deciden irse, también. Ahí quedan sus cuartos, tal como los dejan por si a caso pensaran volver.

El amor, no se mide por el estatus en la vida de alguien; el amor, como el respeto, se gana. El amor, es transformable, invisible e intangible, e innegablemente sensible. El amor es tan justo y tan noble, que no se rinde ni se cansa, cuando es real. Y también sabe cuando irse para siempre. A esto diré que no hay amor más real que el de un niño. Un niño de cualquier edad, cuando da su corazón, lo da completo y para siempre. Y, es que es tan justo y tan manso; que entiende que no siempre es abrazos, besos y apapachos. Es tan perfecto, que entiende que a veces es duro y que nos llena de realidad. Realidades que a veces no queremos escuchar, pero que a la larga florecen con colores tan intensos, como sólo el fruto de un amor puro puede dar.

Ese amor, ese sentimiento, esa realidad, no se cancela por tener otra más fuerte, o diferente. Este cariño que va intrínseco en mis regaños, en mi diario dirigir, en mi tono de voz, en mi mirada seria y a veces intimidante, es eso: amor. Ellos lo saben. no hay pensamiento ni juicio más inteligente, que el de un niño que no ve la vida como una oportunidad para ganar, sino una oportunidad para vivir y ya.

Ser maestra ha sido una elección de vida que he hecho desde hace 8 años, con un compromiso que se aferró a mi corazón, desde el día #1, en que me aventé al ruedo sin saber… y me enfrenté de golpe con las primeras lágrimas. La carita de esa niña de 8 años que lloraba desconsoladamente, diciéndome al saberme el nuevo reemplazo: “nunca te voy a querer, yo quiero a mi maestra Brenda”, amarró con esa frase el primer nudo en mí, que sigue atado a mis adentros, como el cordón umbilical de un bebé a su mamá. En ese momento pensé que yo tenía qué ser su centro de descarga, no el motivo de su sufrimiento. Así que esa niña, que fue de mis mejores alumnas y ahora está por terminar la prepa, se hizo un cuarto en mi corazón, desde esa promesa… y seguirá ahí, hasta que yo me muera.

Muchos han pasado por aquí, peleando, aventando puertas, teniendo arrebatos adolescentes, y haciendo travesuras inocentes. A mucho se ha expuesto mi ser, a veces sintiéndome derrotada, rindiéndome ante la innegable fuerza y energía de la niñez. Pero entonces, momentos como el de hoy suceden; cuando la *canción sugerida por un niño de 11 años, le mueve de tal forma que lo hace cantar quedito, viendo a un punto en el espacio, repitiendo las palabras con fuerza casi silenciosa, de una forma que me hizo llegar a su lado, con cuidado de no asustarle, y darle un abrazo. Ese momento, ese instante de segundos en que soy testigo de los sentimientos de otro ser humano, ese vale apostarle todo a lo que hago, año tras año.

Hay muchos tipos de amor. Bendita vida que día a día me permite ser partícipe, a veces protagonista, otras veces espectadora, y a veces intermediaria; pero siempre presente, de ese efímero momento en que la importancia del ser humano, se define.

Ama, con todo tu corazón. Todos los días de tu vida.

*Canción sugerida: https://www.youtube.com/watch?v=2fngvQS_PmQ&list=LLtJXftywZYfHzec5Jolt2Bg&index=1

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s