Nada.

No hubo necesidad de sonreír exageradamente. No se sintieron los elogios, ni las dulces palabras de amor. Era innecesaria tal demanda social. A final de cuentas, sólo la mirada, el pasar de las horas y el lugar en sus brazos. Nada. Sólo eso bastó. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s